GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Santoral del 22 de Noviembre

SANTA CECILIA, Virgen y MártirCecilia, Santa Mártir, 22 de noviembre
Miguel de Tver, Santo Mártir
Filemón y Apia, Mártires
Fiesta de Santa Cecilia Patrona de la Música
Pedro Esqueda Ramírez, Santo Mártir
Salvador Lilli y compañeros mártires, Beato Mártires
Tomás Reggio, Beato Obispo
Elías Julián Torrijo, Beato Mártir Lasallista
Beltrán Francisco Lahoz, Beato Mártir Lasallista
Santa Cecilia, virgen y mártir, Roma, alrededor del año 180
Santos Filemón y Apia, discípulos de San Pablo y mártires
Beato Salvador Lilli y compañeros, mártires († 1895)





SANTA CECILIA, Virgen y Mártir
Mira que vengo pronto: mantén lo que tienes,
no sea que otro se lleve la corona.
(Apocalipsis 3, 11)


† decapitada hacia el año 177
Patrona de la Academia de Música de Roma; música; músicos; cantantes; compositores; poetas; fabricantes de instrumentos musicales; mártires.
Santa Cecilia, de la ilustre familia de los Cecilios Metelos, gustaba de los cánticos sagrados y acompañábase con un instrumento cantándolos. Se preparó para el matrimonio con tres días de mortificaciones; después declaró a Valeriano su esposo, patricio pagano, que tenía a un ángel como guardián de su virginidad. Por el deseo de verlo se convirtió Valeriano, y en efecto, lo vio, llevando dos coronas, una para el mismo Valeriano y otra para su virginal esposa. Cecilia, urgida por el prefecto Almaquio, para que dijera dónde estaban sus tesoros: “Están -le dijo- en seguridad en manos de los pobres”. Sufrió el martirio con su esposo y Tiburcio su cuñado.

MEDITACIÓN SOBRE EL BUEN USO DE LAS GRACIAS DE DIOS

I. Dios da a cada uno las gracias necesarias para alcanzar el grado de santidad a que Él lo destina. Si aprovechamos estas gracias, obtendremos otras mayores. San Valeriano escuchó los consejos de Santa Cecilia; como recompensa, Dios lo llamó al bautismo y, después, al martirio. ¿Cuántas gracias rechazas tú? Nos quejamos de que nos falta la gracia, pero podría decirse con más razón que somos nosotros quienes faltamos a la gracia (San Bernardo).

II. Existen gracias correspondientes a la vocación que Dios quiere que abracemos. Para recibirlas, hay que seguir el llamado del Señor; con la ayuda del cielo, las más grandes dificultades se desvanecen. Esto hace que tantas santas almas estén alegres y contentas en medio de las austeridades de la penitencia, mientras los mundanos, que han entrado a un estado de vida por capricho o interés, gimen y son desdichados en el seno de las riquezas y de los placeres.

III. Si no correspondes a las gracias que Dios te concede, dará a otro las gracias eficaces que te estaban destinadas. Así, San Matías ocupó el lugar del traidor Judas y obtuvo su corona. ¡Qué pena para este pérfido ver, desde el fondo del infierno, el lugar que hubiera ocupado en el cielo entre los Apóstoles, si hubiera correspondido a su vocación! ¡Ah! cuán admirable es Dios cuando nos atrae hacia Él: mas, ¡cuán terrible cuando nos abandona! (San Agustín).

El buen uso de las gracias.
Orad por las vírgenes.

ORACIÓN

Oh Dios, que todos los años nos regocijáis con la solemnidad de la bienaventurada Cecilia, vuestra virgen y mártir, haced que al ofrecerle el tributo de nuestros homenajes, imitemos la santidad de su vida. Por J. C. N. S.

Martirologio Romano (1956)
22 de noviembre

Martirologio RomanoMemoria  de santa Cecilia, virgen y mártir, que según se relata consiguió la doble palma por amor a Cristo en el cementerio de Calixto en la vía Appia. Desde la antigüedad ha dado nombre y título a una iglesia de Roma en el Transtévere


Según la tradición, ya que de ella sabemos muy poco, era una doncella patricia, de la poderosa y rica familia de los Cecilios, acudía diariamente a la eucaristía que celebraba el papa san Urbano I en las catacumbas de San Calixto, posiblemente de propiedad de su familia. Su presencia hacía el deleite de todos los pobres que recibían su generosidad. En aquellos momentos era emperador Alejandro Severo, y se vivía una cierta tolerancia para la Iglesia.

 Cecilia, obligada por sus padres, se desposó con un joven pagano, san Valeriano, a quién en la noche de bodas, informó que había consagrado su virginidad a Dios, y convirtió a su marido al ideal de la castidad cristiana; Valeriano y su hermano san Tiburcio -ambos documentados como mártires en Roma- abrazaron la fe (fueron bautizados por el papa san Urbano I) y murieron por ella, su martirio conmovió al verdugo san Máximo, que él mismo, su familia y otros esbirros pidieron ser bautizados por Urbano y murieron mártires; algún tiempo después Cecilia fue condenada también a muerte por decapitación, aunque los tres primeros golpes del verdugo milagrosamente no le cortaron la cabeza. Como la ley romana prohibía al verdugo seguir golpeando al condenado después de dar tres golpes sin haber terminado con su vida, Cecilia sobrevivió tres días con el cuello cortado a mitad, extendida en la sala de las Termas. Expiró en presencia del papa Urbano. 

Fue enterrada en las catacumbas de San Calixto, aunque hoy sus restos se encuentra en la basílica de Santa Cecilia in Trastévere. Su popularidad fue inmensa, tanto que su festividad llegó, en la Edad Media, a ser considerada fiesta de precepto. Patrona de los músicos, porque se decía de ella que "cantaba a Dios en su corazón", pero no es porque supiera música. MEMORIA OBLIGATORIA. 



Beato SALVADOR LILLI y compañeros. M. 1895.


Martirologio RomanoJunto al rio Zihun en la ciudad de Maras en Cilicia, hoy Turquía, beatos Salvador Lilli, sacerdote de la Orden de los Hermanos Menores, Juan hijo de Balzi y otros seis compañeros de origen armenia, mártires, que, después de ser ordenados por los soldados otómanos de renegar de Cristo, rechazaron traicionar su fe, alcanzaron el reino eterno después de ser lanceados

Nació en Capadocia, en la provincia italiana de L'Áquila, en el seno de una familia dedicada al transporte de carbón y leña a Roma. Realizó algunos estudios y el 24 de julio de 1870, cumplidos los 18 años, ingresó en la Orden franciscana, en el noviciado que los Reformados tenían en Nazzano de Roma. En 1871 profesó la regla de san Francisco, y dos años después, debido a la supresión de las órdenes religiosas en Italia, marchó como misionero a Palestina. 

En Belén prosiguió sus estudios filosóficos que había iniciado en Castelgandolfo. Estudió la teología en el convento de San Salvador de Jerusalén, y allí fue ordenado sacerdote en 1878. Durante dos años prestó sus servicios en las basílicas custodiadas por los franciscanos, hasta que, en 1880, fue enviado a Marasc, misión de Armenia Menor (Turquía), perteneciente a la Custodia de Tierra Santa. Aquí aprendió las lenguas árabe, turca y armenia, y desarrolló un provechoso apostolado entre los cristianos del lugar, como lo demostraban los confesionarios siempre ocupados y las comuniones frecuentes de los fieles, incluso entre semana. Mantuvo buenas relaciones con las personas más eminentes de la ciudad, católicas, ortodoxas y turcas. Con las limosnas de los bienhechores levantó una nueva capilla, que se inauguró en 1893. También adquirió un gran campo y muchas herramientas agrícolas para labrarlo.
En 1885 regresó a Italia, donde permaneció hasta el año siguiente, antes de proseguir su actividad apostólica, caritativa y social en Marasc.
En 1890 fue nombrado párroco de los cristianos de Marasc. Ese mismo año hubo una epidemia de cólera, y el P. Salvador, que se encontraba sólo en el convento, desarrolló durante cuarenta días una labor incansable de asistencia a los apestados.

En 1894 fue destinado como párroco y superior a la misión de Mujuk-Deresi, a siete horas a caballo de Marasc. Allí, en la plenitud de su vida y actividad religiosa, cultural, social y económica, le sorprendió en 1895 una fuerte persecución contra los cristianos armenios, despreciados desde siempre por los musulmanes, por su fidelidad a la fe cristiana. Miles de hombres, mujeres y niños fueron asesinados en toda la región. Los superiores le avisaron que abandonase urgentemente el lugar. Al segundo aviso respondió diciendo que "el pastor no puede abandonar a las ovejas en peligro", de modo que decidió permanecer junto a los armenios perseguidos. Al cabo de un mes, los soldados entraron en la misión a bayoneta calada, y el valiente franciscano, que los recibió con el mayor respeto, resultó herido en una pierna mientras trataba de ayudar a las víctimas. Fue encerrado en una celda del convento, y allí, entre halagos y amenazas, el oficial de los soldados trató de convencerle para que renegara de Cristo y se pasara al Islam.

Pasada una semana, los soldados quemaron la misión y se pusieron en marcha, llevando maniatado y herido a fray Salvador, con otros campesinos, hasta Marasc. En la iglesia, fray Salvador los oyó en confesión y les animó a afrontar el martirio. Reemprendieron la marcha y llegaron al borde de un torrente, cerca de Mujuk-Deresi. Aquí el jefe trató, una vez más, de hacerles renegar de Cristo y abrazar la fe musulmana. Ante la negativa de todos, fueron asesinados allí mismo, a golpe de bayoneta, y sus cuerpos quemados.
 Sus compañeros de martirio, todos armenios, se llamaban Baldji Oghlou OhannesKhodianin Oghlou KadirKouradji Oghlou Tzeroum,Dimbalac Oghlou WartavarJeremías Oghlou BoghosDavid Oghlou David y Toros Oghlou David.


Beato TOMÁS REGGIO. (1818-1901).


Martirologio RomanoEn la aldea de Triora en Liguria, beato Tomás Reggio, obispo de Génova, que, uniendo a la austeridad de vida una admirable benignidad de maneras, favoreció la concordia entre los ciudadanos y prestó con todos modos la asistencia a los necesitados, demostrandose siempre partícipe de los problemas de la humanidad

Nació en Génova, en el seno de una familia de nobleza, su padre era el marqués Reggio. Decidió dejar su vida cómoda, y dejandolo todo fue ordenado sacerdote en 1841: “Quiero hacerme santo a toda costa, basando mi vida sobre dos pilares: la oración y la ascesis”. Fue rector del seminario de Chiavari, luego pasó a la colegiata de Carignano en Génova como abad mitrado, realizando un amplísimo apostolado y obras de beneficencia, dirigiendo también el primer periódico católico italiano el “Estandarte Católico”, dirigido especialmente a promover los candidatos católicos en las elecciones. Quiso fundar un partido político de claro signo católico, pero las circunstancias y sus superiores le obligaron a abandonar esta idea, e incluso cerró el periódico, porque a los católicos les fue dicho, por la jerarquía eclesiática que no debían votar. Tomás acató las ordenes y prefirió estar en sintonía con la Iglesia y con el Papa.
En 1877 fue elegido obispo de Ventimiglia, donde estuvo 15 años y realizó una gran labor pastoral, convocando tres sínodos diocesanos. Cuando en 1887 un terremoto sacudió la Liguria, ofreció su ayuda a los damnificados, poniendo a todos los párrocos a trabajar. 

En 1892 fue nombrado arzobispo de Génova, a pesar de que le había escrito al Papa de que le concediese el retiro por sus escasas limitaciones. Como obispo de Génova, hizo alarde de prudencia, sabiduría y celo en el régimen de la diócesis y terminó con la mala imagen que en aquellos momentos tenía su diócesis. Convocó el sínodo diocesano y abrió la facultad de Derecho Canónico. Ayudó a los obreros y a los emigrantes, consiguiendo para ellos derechos laborales. Fundó las Hermanas de Santa Marta que tienen la finalidad de “responder a las necesidades de todos los tiempos”, acogiendo a los más pobres. Murió en Triora mientras iba en peregrinación al santuario del Redentor en el Monte Sccarello, diciendo: “Dios, Dios, ¡sólo Dios me basta!”. 


San PEDRO ESQUEDA RAMÍREZ. (1887-1927).


Martirologio RomanoEn la ciudad de Teocaltitlán en Méjico, san Pedro Esqueda Ramírez, sacerdote y mártir, que, durante la persecución mejicana, fue arrojado en la cárcel por su sacerdocio y, al final, fusilado

Nació en San Juan de los Lagos (Jalisco) en el seno de una familia humilde. Fue aprendiz de zapatero hasta que ingresó en el seminario menor de su ciudad natal, y en 1908 pasó al seminario mayor de Guadalajara. En 1914, el seminario fue clausurado, pero él ya era diácono y volvió a la parroquia de su pueblo donde ayudó como diácono. Fue ordenado presbítero en Guadalajara en 1916.

Fue vicario en su pueblo natal. El ministerio al que se dedicó con verdadera pasión fue a la catequesis de los niños. Fundó varios centros de estudio y de formación para catequistas. Fue muy devoto del Santísimo; y en plena revolución mejicana, organizó a las familias para que no les faltara la guardia perpetua del Santísimo Sacramento. Organizó la Cruzada Eucarística.
Cuando llegó la persecución, se quedó en su pueblo, ejerciendo ocultamente el ministerio sacerdotal. Estaba refugiado en la casa de la familia Macías, y al darse cuenta de que no podía seguir allí más tiempo se refugió en Jalostotitlán, Jalisco, en 1927. Pero no pudo aguantar la distancia de sus fieles y regresó a su parroquia, sin preocuparse del peligro que suponía su regreso. Conociendo que el arresto era eminente, no quiso huir, sino que dijo la misa y en voz baja hizo un canto al Sagrado Corazón de Jesús.

A media mañana, los soldados rodearon la casa. Intentó esconderse, pero fue localizado y sacado a golpes. Fue arrestado y llevado a un cuarto oscuro de la casa cuartel, donde fue azotado y torturado, y antes de ser ejecutado, le siguieron un grupo de niños a los que repetía: "No dejes de estudiar el catecismo, ni dejes la doctrina cristiana por nada" y en un pedazo de papel escribió la últimas recomendaciones para las catequistas. Lo llevaron a Teocaltitián, donde se cayó por las escaleras y se fracturó un brazo, quisieron quemarlo vivo, pero como no podía subir; entonces, el coronel le disparó tres balazos en la cabeza. Los fieles recogieron su cadáver y lo sepultaron en la iglesia de su pueblo. 




Beatos ELÍAS JULIÁN y BERTRÁN FRANCISCO. M. 1936.


Martirologio RomanoEn la ciudad de Paterna en el territorio de Valencia en España, beatos Elías (Julián) Torrijo Sánchez y Bertrán (Francisco) Lahoz Moliner, religiosos del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas y mártires, que, teniendo a Cristo como modelo, merecieron conseguir durante la persecución religiosa el premio eterno prometido a aquellos que han perseverado en la fe

Julián Torrijo Sánchez, nació en Torrijo del Campo, Teruel. Ingresó en el Noviciado Menor de Cambrils, de los Hermanos de las Escuelas Cristianas en 1916. Comenzó su apostolado con los párvulos de Sta. Coloma de Farnés en 1920. En 1925 le encomendaron los trabajos de carpintería en la construcción del Noviciado de Cambrils, pues antes de entrar con los Hermanos ayudaba a su padre en este oficio. En 1928 fue nombrado Administrador del Internado de Manlleu. En 1929 volvió a la clase en San Hipólito de Voltregá y luego estuvo dos años en Condal. En 1934 pasó a la Escuela Nuestra Señora del Carmen, en Barcelona.Debido a una enfermedad, tuvo que pasar una temporada en la enfermería de Cambrils.Allí se hallaba cuando estalló la persecución religiosa.  Era una persona sencilla, servicial y de gran capacidad de trabajo. 
Junto con el Hno. Bertrán Francisco, se le encomendó acompañar a un grupo de Novicios y Escolásticos aragoneses a sus casas, pero antes de llegar, en Sagunto, los interceptaron los milicianos. Llegados a Valencia y no pudiendo continuar a Aragón, distribuyeron a los chicos en las casas de familias amigas.En una de las visitas a los chicos, fueron interceptados, identificados como religiosos y detenidos. De los calabozos del Gobierno Civil, fueron trasladados a la Cárcel Modelo de Valencia. Mártir en Benimamet. 

Francisco Lahoz Moliner, nació en Campos, Teruel. En 1925 ingresó al Noviciado Menor de Cambrils de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, procedente del Aspirantado de Monreal del Campo. Terminada su formación en el Escolasticado, fue asignado como profesor al Noviciado Menor, en donde se ocupó de los alumnos con mayores dificultades de aprendizaje y después fue asignado a la catequesis de los novicios. 

De carácter firme y austero, era paciente para soportar bromas y su actitud con losdemás era complaciente y fina. Hombre modesto y de gran capacidad de trabajo. Con motivo de la persecución religiosa de 1936, se le encomendó, junto con el Hno. Elías Julián, acompañar a los novicios de la región de Valencia y Aragón. Después de haber permanecido aislados en forma casi total, fueron sumariamente juzgados y fusilados en el campo militar de Benimamet. El Hno. Bertrán Francisco tenía 24 años de edad. Fueron sepultados en una fosa común del cementerio de Valencia.


OTROS SANTOS DEL DÍA:


Santos Filemón y  Apfias. M. c. 70. 
Martirologio RomanoConmemoración de san Filemón de Colosas, que por su caridad por Jesucristo se alegró el apóstol san Pablo; es venerado junto a su mujer santa Apfías
A él dedica san Pablo una epístola, para que acepte a su esclavo san Onésimo. Según la leyenda, obispo de Colosas. Murió lapidado en Colosas, junto con su mujer Apfías.   

San Ananías. s. IV.
Martirologio RomanoEn Arbela, en Persia, san Ananías, mártir: fue arrestado durante la persecución del rey Shapor II, por orden del archimago Ardisag, fue azotado tres veces con tanta crueldad, que los verdugos, pensando que ya estaba muerto, lo dejaron abandonado en la plaza, pero la noche siguiente fue llevado a su casa por los fieles, donde rindió su espíritu a Dios
Laico martirizado en una ciudad de nombre Arbela, no se sabe si en la persa o en la asiria (Erbel), que, en tiempos de la persecución del rey Shapor II, por mandato del archimago Ardisag, fue arrestado y azotado con látigos con tal saña que los verdugos, convencidos de que ya había muerto, lo abandonaron yacente en la plaza; pero los cristianos por la noche lo llevaron a su casa, donde expiró. 

San Benigno de Milán. M. 477. 
Martirologio RomanoEn Milán, de la provincia de Liguria, san Benigno, obispo, que en la perturbación ocasionada por las invasiones, administró la Iglesia a él encomendada con sumo tesón y religiosidad.
Educado en Roma, en el 470 fue elegido Arzobispo de Milán. Durante su episcopado restauró muchas iglesias destruidas por el rey de los hérulos Odocacro. 

San Pragmacio. M. c. 520.
Martirologio RomanoEn Autun en la Galia lugdunense, hoy en Francia, san Pragmacio, obispo
Obispo de Autun, su diócesis sufrió mucho con la guerra entre los hijos de Clodoveo.  

Juana de Montefalco. Beata. M. 1291. 
Nació en Montefalco. Deseando consagrarse totalmente e Dios, se puso al frente de un grupo de amigas que iniciaron, en 1271, la construcción de un reclusorio en las puertas de la ciudad de Montefalco. En 1290, pidió al obispo de Spoleto que el reclusorio se transformara en un monasterio: el 10 de Junio de 1290 el obispo Gerardo reconoció a la nueva familia religiosa dándoles la Regla de San Agustín y autorizó la aceptación de novicias. El monasterio fue conocido como “de la Cruz”, por la propuesta de Juana, que fue elegida abadesa. Cuando murió, le sucedió en el cargo de abadesa su hermana la beata Clara de la Cruz de Montefalco.

Cristóbal Robinson. Beato. (c.1568-1598). 
Martirologio RomanoEn Carlisle, en Inglaterra, conmemoración del beato Cristóbal Robinson, presbítero y mártir, que fue testigo del martirio de san Juan Boste y, finalmente, bajo la reina Isabel I, también, en día desconocido, fue ajusticiado sólo por ser sacerdote, recibiendo la palma de la gloria el 19 de agosto de 1598
Nació en Woodside, junto a Carlisle. Presbítero. Fue testigo del martirio de san Juan Boste. Mártir en Carlisle, Inglaterra, durante el reinado de Isabel I, sólo por ser sacerdote. Se le celebra el 22 de noviembre, junto a los mártires de Inglaterra, Escocia y Gales. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores